TORRELAVEGA SÍ CREE QUE LAS OBRAS DE MANTENIMIENTO EN LA PRESA DE SOMAHOZ NO DEBEN DEMORARSE MÁS

El Grupo Municipal de Torrelavega Sí considera que el volumen de fango acumulado en la prensa de Somahoz, de la que se abastece de agua el municipio de Torrelavega, hacen imprescindible una actuación inmediata que evite males mayores en un servicio de primera necesidad para los ciudadanos.

Torrelavega Sí, que ya ha venido demandando información de Alcaldía sobre este asunto con resultados bastante parcos, recuerda que ya en el año 2 015 los técnicos encargados del mantenimiento de esta instalación advirtieron que de no dragar la presa en un plazo de tiempo no muy dilatado la tubería de captación de agua correría una riesgo evidente de obturarse con los sedimentos naturales que la corriente fluvial va depositando. En aquel entonces, año 2 015, el nivel del fango alcanzaba los 7 metros de altura. Hoy, tres años más tarde, los informes técnicos avisan de que dichos sedimentos alcanzan los 8 metros y que la boca de la tubería de captación corre verdadero riesgo de obturarse.

Torrelavega Sí recuerda que en aquel momento el alcalde, Cruz Viadero, manifestó “vamos resolviendo el problema de forma provisional, con actuaciones puntuales. Hacerlo definitivamente supone una inversión millonaria que ahora no podemos afrontar”. En este momento, apunta Torrelavega Sí, la situación financiera del Ayuntamiento es óptima, ya que la incapacidad de este gobierno para llevar a cabo ejecución de las obras presupuestadas ha obligado a destinar grandes partidas a amortización de deuda, lo que permitiría afrontar una obra imprescindible.

Dada la evidente incapacidad de nuestros regidores municipales para captar fondos de otras administraciones (el Ministerio de Fomento acumula las inversiones en un municipio cercano mientras a Torrelavega le queda una finca para perros) y valorados estos trabajos en 1. 200. 000 euros, una cantidad similar al coste de la pasarela sobre el río en terrenos fabriles no municipales, este partido considera un momento oportuno para recabar en los bancos el dinero necesario para que la ciudad no vea peligrar su suministro de agua. (Imagen Lalo Cuevas)